Menu

Blog

Retención de líquidos y Várices Venastat
21-09 2015
    Blog / Retención de líquidos y várices

Retención de líquidos y várices

Más de la mitad del cuerpo humano (2/3 partes) se conforma de agua, así que imagínate lo que sucede cuando el organismo no depura adecuadamente los líquidos que contiene o ingiere.

Naturalmente, la consecuencia más inmediata es su retención. Más aún, si no se ha tenido una buena alimentación y se ha realizado poco ejercicio, las piernas comienzan a generar una sensación de pesadez e hinchazón y como consecuencia se sufre un deterioro vascular que conlleva al desarrollo de várices.

En el organismo tanto de hombres como mujeres, el sistema hormonal es el encargado de regular varias funciones de los tejidos y el metabolismo del cuerpo. Es por eso que las mujeres, al estar sometidas a mayores cambios hormonales producto de la menstruación, embarazo y toma de anticonceptivos son más propensas a un desequilibrio que dificulta que el cuerpo (apoyado en el riñón) depure el agua. De hecho, en el sexo femenino es tan común la retención de líquidos, que esto se da durante cada período menstrual, por las hormonas (estrógenos).

La lógica también apela a que ese desajuste se da principalmente en las piernas (edema), pues al fluir el retorno sanguíneo de abajo hacia arriba, un sistema circulatorio debilitado provoca que el agua se estanque en las piernas, pues no tiene la suficiente fuerza para bombearse.  Es importante mencionar que las venas permiten la entrada y salida de líquidos, gracias a la permeabilidad de sus tejidos.

Además de los cambios hormonales, una dieta alta en sodio (sal), deficiencia nutricional, el sedentarismo y permanecer mucho tiempo parada o sentada con climas calurosos, son los principales factores de riesgo para desarrollar edema, uno de los principales síntomas de las venas varicosas

Si ya fuiste diagnosticada con várices por un médico, te sugerimos tomar Venastat® Cápsulas, coadyuvante para la disminución de los síntomas más comunes, como lo son: hinchazón, comezón, tensión cutánea, calambres nocturnos, cambios en la coloración de la piel y ardor.

Consulta a tu médico.